La higiene bucal infantil no es cosa de niños

Últimos artículos


La higiene bucal infantil no es cosa de niños

Dr. Rafael Mejicano Diaz
Centro Dental Multimedica
MULTIMEDICA VISTA HERMOSA

Los padres deben enseñar a sus hijos, por medio del ejemplo, hábitos saludables que les permitan tener una dentadura sana durante toda la vida.

La llegada de un bebé trae consigo, además de la gran alegría, responsabilidades y cuidados específicos, que tanto mamá como papá, deben tomar en cuenta para el nuevo integrante de la familia. Tal es el caso de la primera visita al odontopediatra. Contrario a lo que pareciera, esta primera consulta no es sólo para examinar clínicamente al bebé, sino para informar a los padres sobre los cuidados que deben tener en relación con su limpieza bucal. Es así como fomentarán una cultura saludable de cuidado y prevención en el futuro niño y adolescente.

De acuerdo con el Doctor Rafael Mejicano, del Centro Dental Multimedica, esta primera visita debe ser cuando aparecen los primeros dientes, que regularmente es a los seis meses, ya que al dejar pasar más tiempo se corre el riesgo de que en cualquier momento se inicie la formación de alguna caries. Una de las primeras cosas que se les explica a los padres, es que todo lo que queda en la boca del bebé genera caries, incluso la leche materna y el uso de la pacha. Ante esto, se les muestra cómo realizar la limpieza, cómo abrirle la boca y cómo limpiarle las encías y los primeros dientes.

Con una gasa, una toallita suave o un dedal humedecido con agua para retirar los restos de la leche o de alimento, lo que evitará la formación de placa bacteriana. El algodón no es recomendable porque suelta pelusa y puede ser incómodo o peligroso para el bebé. Luego de explicarles a los padres el proceso de limpieza del bebé, se les pide que vuelvan cuando salgan las primeras muelas, y así iniciar ya un tratamiento clínico que de realizarse periódicamente le permitirá al menor gozar de una dentadura saludable en todas las etapas de su vida.

image0001

Mitos y realidades

Hay aspectos importantes que es necesario conocer aún en la edad adulta, ya que nunca es tarde para modificar hábitos y mejorar la salud dental. No es la pasta dental la que limpia, el agua es suficiente para remover la placa bacteriana. Sin embargo, la pasta se recomienda de forma personalizada. Un niño que ya tuvo mucha placa debería usar aquella con flúor, porque fortalece y mineraliza los dientes.

El segundo mito es que no es la cantidad de ácido, sino el número de veces que cae en la boca lo que debilita el esmalte de los dientes. Para las madres resulta un problema a veces el número de dulces que sus hijos consumen después de una piñata, por ejemplo. Si ella decide darle un dulce cada hora para evitar que se coma 4 de un solo, lo que provoca es que cada 60 minutos los dientes se bañen de ácido, (por la acción de placa bacteriana) en este caso es más recomendable que se coma 4 dulces juntos y luego se tome un vaso con agua y se lave los dientes.

Asimismo, existe un desconocimiento general sobre la limpieza dental, ésta debe incluir las encías, la lengua y las mejillas porque allí también se queda la comida y mientras más tiempo pase en la boca, más posibilidades hay de formación de placa bacteriana y caries.

image0002

Educación y ejemplo

De acuerdo con los especialistas, es más común en niños que en adultos el padecimiento de caries (las que en ocasiones aparecen como manchas blancas) y placa bacteriana, ya que cuesta más que se laven los dientes, por lo que se recomienda llevarlos al dentista cada 3 o 4 meses. Esto no quiere decir que sean pocos los casos recibidos de adultos con caries, sobre todo aquellos que han sido tratados con ortodoncia.

Los estudios indican que la placa bacteriana debería permanecer 29 días en los dientes para empezar a desmineralizar el esmalte, es decir, que por un día de no lavarse los dientes no se va a formar una caries. Una de las cosas que más se les recalcan a los padres es la importancia de que los niños se laven los dientes, sobre todo por la noche, que es cuando se produce menos saliva y aumenta la formación de bacterias. Por lo mismo, es por noche cuando resulta más importante lavarse los dientes.

En este sentido, existen actualmente productos en el mercado que fomentan el lavado de los dientes en los niños aparte de las pastas de sabores y un sin fin de diseños. Tal es el caso del líquido revelador que marca exactamente en donde el niño tiene placa bacteriana, lo que le ayuda a distinguir las áreas que no lavó correctamente.