HIPERTENSION ARTERIAL: TRATAMIENTO

Últimos artículos


HIPERTENSION ARTERIAL: TRATAMIENTO

Dr. Álvaro Ovando Lavagnino. Medicina Interna y Cardiología

La hipertensión arterial es un Síndrome (conjunto de signos y síntomas) caracterizado por la elevación de la presión arterial, esto puede determinarse fácilmente mediante un esfigmomanómetro. Los síntomas son muy variados, frecuentemente hay dolor de cabeza, malestar general y fatiga de esfuerzos. Pero en el peor de los casos no hay síntomas, esto hace más difícil el diagnóstico debido a que no se sospecha que el paciente sea hipertenso por la falta de síntomas. Y solamente se llega al diagnóstico a través de una evaluación de rutina.

Se considera hipertensión cuando la presión arterial es mayor o igual a 140 mmHg de presión sistólica y/o mayor o igual a 90 mmHg de presión diastólica. Existen múltiples guías de manejo de hipertensión arterial, así como guías, también definiciones de hipertensión arterial. La mas utilizadas son la Guía de Hipertensión de la Sociedad Europea de Cardiología y el JNC 8 (comité de expertos de Hipertensión en EEUU). La presión arterial optima debe ser menor a 120 de sistólica y menor a 80 de diastólica, se considera pre hipertensión a todo paciente con un nivel de presión sistólica de 120 a 139 mmHg, o de 80 a 89 mmHg de presión diastólica. Estadio 1 de hipertensión de 140 a 159 mmHg de sistólica o 90 a 99 de diastólica y estadio 2, cuando los valores son mayor de 160 mmHg de sistólica o mayor de 100 mmHg de diastólica.

El 13 de noviembre de 2017 el Colegio Americano de Cardiología y la Asociacion Americana del Corazón (ACC/AHA) publican las guías 2017 donde se reduce los valores objetivo/diagnóstico de la hipertensión arterial, datos que habrá que discutir con detalle en un futuro:

Se recomienda tomar la presión arterial, en la primera visita, en ambos miembros superiores después que el paciente ha permanecido sentado por 5 minutos, e idealmente el paciente no ha tomado café o alimentos en la media hora previa. De la toma de presión de ambos brazos generalmente en uno el dato es más alto, este debe ser considerado el valor real de presión arterial. La toma de presión arterial deberá repetirse en 2 o 3 minutos después para confirmar el resultado, si hubiera una variación mayor a 10 mmHg, tomar una tercera vez. Es importante considerar en pacientes con diagnóstico de Diabetes o personas mayores de 65 años, tomar la presión arterial dentro de los primeros 3 minutos después de ponerse en posición de bipedestación (de pie), ya que esto pone de manifiesto cambios ortostáticos de la presión arterial.

Cuando existe duda en cuanto al diagnóstico de hipertensión arterial se puede considerar realizar un Monitoreo de Presión Arterial de 24 hrs (MAPA). Esto nos servirá para confirmar el diagnóstico de hipertensión, descartar la hipertensión de bata blanca que se define como la presión arterial consistentemente elevada en la clínica, pero sin criterios de hipertensión en tomas realizadas en otros ambientes. También nos permita valorar cual es el patrón de comportamiento de la presión arterial durante el día y la noche. Normalmente la presión arterial debe disminuir mas de 15 mmHg durante el intervalo nocturno respecto al día, cuando se observa una disminución menor al 10%, o incluso elevación de la presión durante la noche, se le considera un patrón “Non Diper”, y la importancia de esto es porque se relaciona a mayor riesgo de complicaciones cardiovasculares.

¿Por qué debemos dar tratamiento en le Hipertensión Arterial?

Esto es debido a que todo paciente en quien se confirma el diagnóstico de hipertensión arterial, o aún en el que tiene hipertensión pero no lo sabe, existe daño vascular, aterosclerosis, daño del músculo cardíaco etc. Que predispone a falla cardíaca, eventos vasculares cerebrales, infarto miocárdico, enfermedad renal terminal, enfermedad arterial periférica etc. Y existen múltiples estudios que confirman el beneficio del tratamiento con la reducción en la aparición de estas complicaciones.

Se debe iniciar el tratamiento con medidas generales, esto es: Reducción de peso que produce una disminución de la presión de presión de 0.5 a 2mmHg por cada 2.2 libras de peso perdidas. Disminuir el consumo de sal a solamente 6 gramos de sal al día, esto disminuye la presión de 2 a 8 mmHg. Consumir una dieta rica en frutas y vegetales, disminuyendo el consumo de grasas saturadas y grasas totales, disminuye la presión de 8 a 14 mmHg. Hacer ejercicio regular, 5 veces por semana durante 30 minutos, disminuye la presión de 4 a 9 mmHg. Limitar el consumo de alcohol puede disminuir la presión de 2 a 4 mmHg.

En cuanto al tratamiento farmacológico podemos decir que dependiendo de las características de los pacientes, podríamos iniciar con cualquiera de 4 grupos de medicamentos: 1) Diuréticos tiazídicos, 2) Calcio antagonistas (principalmente los llamados dihidropiridínicos ej. Amlodipino), 3) Inhibidores de la enzima convertidor de angiotensina (ej Enalapril) o Bloqueadores de los receptores de angiotensina (ej Losartan). 4) Beta bloqueadores (ej. Metoprolol). En términos generales podemos decir que lo importante es reducir la presión arterial más que la elección del anti hipertensivo.

Debemos mantener la presión arterial de nuestros pacientes por abajo de 140/90 mmHg, si no lo hemos conseguido la estrategia puede variar entre incrementar dosis o asociar un segundo o tercer medicamento anti hipertensivo. Si en este punto el paciente no mejora se puede tratar de Hipertensión resistente y debería ser referido a un Médico experto en Hipertensión.

1) JNC7 Express. U.S. Department of Health and Human Services. NIH Publication No. 03-5233. Dec 2003.
2) JNC8 JAMA. 2014; 311(5):507-520. doi:10.1001/jama.2013.284427
3) European guidelines of Hypertension. European Heart Journal 2013 :34;2159-2219
4) Hypertension. 2017;HYP.0000000000000066 Originally published November 13, 2017