Acoso Escolar o Bullying

Últimos artículos


Acoso Escolar o Bullying

Dr. Luis Hernández Bocaletti
Médico Especialista en Psiquiatría y Psicología
de Niños, Adolescentes y Adultos
MULTIMEDICA VISTA HERMOSA

El acoso escolar (también conocido como hostigamiento escolar, o por su término inglés bullying) es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de forma reiterada. Frecuentemente, el tipo de violencia dominante es el emocional y se da mayoritariamente en el aula de los centros escolares. Los protagonistas de los casos de acoso escolar suelen ser niños y niñas en el inicio de la adolescencia (12-15 años), siendo ligeramente mayor el porcentaje de niñas en el papel de víctimas En los últimos años hemos observado cierta tendencia a que se presente en edades más tempranas ( 7-12 años).

El acoso escolar es una especie de tortura repetitiva y sistemática, en la que el niño agresor lastima a la víctima, a menudo con el silencio, la indiferencia y con complicidad de otros compañeros. El niño maltratado queda, así, expuesto física y emocionalmente ante el niño maltratador, generándose como consecuencia una serie de secuelas psicológicas. Es común que el niño víctima viva aterrorizado con la idea de asistir al centro escolar y que se muestre muy nervioso, insomne, triste y solitario en su vida cotidiana. En algunos casos, la dureza de la situación puede acarrear pensamientos de autoagresión e incluso suicidio. En ocasiones, el niño que desarrolla conductas de acoso hacia otros busca obtener el reconocimiento, la atención y la admiración de los que carece en su vida familiar, llegando a aprender un modelo de relación interpersonal basado en la exclusión y el menosprecio de los otros. Con mucha frecuencia el niño o niña que acosa a otro compañero suele estar rodeado muy rápidamente de una banda o grupo de acosadores que se suman de manera unánime y solidaria al comportamiento de hostigamiento contra la víctima. De manera individual no lo harían pero el anonimato que ofrece el grupo lo facilita.

La psiquiatría infantil y del adolescente identifica, en los acosadores escolares. la existencia de una psicodinámica familiar permisiva. Esta dinámica les puede haber llevado a no interiorizar suficientemente bien el principio de humanidad: los derechos de una persona deben armonizarse con los de los demás. La consecuencia psicopatológica es la dificultad para ponerse en el lugar del otro, por una carencia de solidaridad vinculada a un Yo que se desarrolla a costa de los demás, y los cuales son considerados meros instrumentos a su servicio. Los niños acosadores tienen un umbral de frustración muy bajo. Reconocemos que, con esta actitud reiterada, se está formando una personalidad de fuertes rasgos sociopáticos.

Prevención: 

Se estima que la intervención simultánea sobre factores individuales, familiares y socioculturales, es la única vía posible de prevención del acoso escolar. La prevención se puede realizar en distintos niveles. La prevención primaria sería responsabilidad de los padres (fomentar la tolerancia social, cultural, social, religiosa, etc.) . Los medios de comunicación también deben fomentar la cultura de la tolerancia y la solidaridad. La prevención secundaria serían las medidas concretas sobre la población afectada: necesidad de tratamiento psiquiátrico personal y/o familiar según los casos. El profesorado deberá formarse en habilidades adecuadas para la prevención, identificación y resolución de conflictos escolares.

Por último, la prevención terciaria serían las medidas de ayuda psiquiátrica a los niños que ya han sufrido el bullying (tanto a los niños víctimas como a los niños acosadores). El compromiso terapéutico se extiende a los padres y, ocasionalmente, a los hermanos.